Algodón

El cultivo del algodón

El algodón es una planta anual, con un tallo principal y ramas tanto vegetativas como fructíferas. Su fruto es una capsula con varios carpelos que contienen las semillas. De las células epidérmicas de las semillas se obtiene la fibra textil.

Pertenece a la familia de las malváceas (Malvaceae), y para el aprovechamiento textil hay tres tipos de algodón: de fibra larga (Gossypium barbadense), de fibra mediana (Gossypium hirsutum) y fibra corta (Gossypium herbaceum). 

Exigencias del cultivo en suelo y clima

El algodón necesita un clima cálido, no tolerando las bajas temperaturas. Sus procesos metabólicos necesitan una temperatura óptima  y disponibilidad de regadío para su correcto desarrollo.

Para la germinación de la semilla debemos tener temperaturas no inferiores a los 14ºC, favoreciéndose a temperaturas cercanas a los 20ºC. Por encima de estas temperaturas se produce la floración, y para la maduración de la cápsula se necesitan temperaturas cercanas a los 30ºC.

Es un cultivo exigente en agua, que requiere suelos profundos y permeables para que se desarrollen las raíces sin dificultad. Tolerando la salinidad sin afectar seriamente a su rendimiento.

La mayor parte de su superficie cultivada tiene lugar en la zona de Andalucía, cuyos suelos tienen pH elevado y alto contenido es calcio, así como por sus elevadas temperaturas. 

Necesidades nutricionales

El cultivo del algodón es un cultivo muy exigente en macronutrientes (nitrógeno, fósforo y potasio) y micronutrientes.

Tabla de extracciones medias de macronutrientes en recolección (kg/t de fibra de algodón producida):

N P2O5 K2O
Semillas 86 30 28
Cápsulas 21 5 50
Hojas 39 9 23
Tallos 19 3 25
TOTAL 165 47 126
  • El nitrógeno influye en el desarrollo vegetativo y la producción de semilla.
  • El fósforo favorece el crecimiento rápido del algodón, concentrándose en mayor medida en la semilla.
  • El potasio interviene en el desarrollo y la maduración de las cápsulas, que demandan una alta translocación dentro de la planta. 

De los micronutrientes, el hierro (60%), el manganeso (27%) y el zinc (10%) constituyen la mayor parte de las extracciones medias del cultivo.

ELEMENTO Bajo Normal Alto
N (%) <3,5 4,0 – 5,0 >6,0
P (%) <0,24 0,3 – 0,5 >0,75
K (%) <1,0 2,0 – 3,0 >3,5
Ca (%) <1,5 2,0 – 3,0 >3,5
Mg (%) <0,25 0,5 – 0,9 >1,5
Fe (ppm) <35 50 – 250 >350
Mn (ppm) <30 50 – 350 >600
Cu (ppm) <5 8 – 20 >30
Zn (ppm) <15 20 – 60 >75
B (ppm) <15 20 – 60 >100

Fuente: Reglamento de Producción integrada BOJA 36 (2016)

Recomendaciones de abonado

Aproximadamente el 80-85% de la superficie sembrada de algodón se encuentra en el ámbito de Producción Integrada

La Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, en la Orden del 17 de febrero de 2016, estableces la dosis máxima de fertilización por hectárea para la producción integrada:

  • 200 UF de nitrógeno 
  • 96 UF de Fósforo 
  • 96 UF de Potasio

Teniendo en cuenta a la hora de realizar el Plan de abonado las extracciones de elementos minerales expresados en kg/Tm de producción: 

  • N: 40 
  • P2O5: 15 
  • K2O: 15 

El nitrógeno deberá aportarse fraccionado del siguiente modo: 1/3 en fondo, 1/3 en primera cobertera con 4-5 hojas verdaderas y 1/3 en segunda cobertera en la aparición de los primeros botones florales. Evitando la aplicación de nitrógeno después del inicio de la floración, en parcelas regadas por surcos, salvo que se detecten carencias.

Abonado de fondo

El abonado de fondo debe cubrir las necesidades de fósforo y potasio del cultivo, así como un tercio del nitrógeno.

Teniendo en cuenta que el fósforo es primordial para el buen desarrollo radicular y la floración, y el potasio nos aporta la calidad y resistencia del cultivo. No podemos arriesgarnos a un abonado deficitario en estos elementos.

DEFICIENCIAS NUTRICIONALES
NITRÓGENO FÓSFORO POTASIO
HOJAS Tamaño reducido Coloracion amarillenta Verde oscuras Manchas púrpuras Amarilleo hojas viejas Necrosis en los bordes
CÁPSULAS Floración reducida Capsulas pequeñas    
PLANTA   Porte reducido  

La aplicación suele llevarse a cabo tanto con fertilizantes sólidos, como líquidos y suspensiones.

Abonado de cobertera

La aplicación de cobertera suele ser principalmente nitrogenada, permitiendo la incorporación de otros elementos necesarios, como son el azufre o los microelementos.

Las condiciones climatológicas y de nuestro suelo, determinarán el fraccionamiento en varias coberteras, o el aporte único.

Una vez conocida la cantidad de cada uno de los nutrientes que es necesario aportar en cada momento para nutrir adecuadamente al cultivo del algodón, podemos definir el plan de abonado a seguir y para ello Herogra recomienda:

ABONADO DE FONDO ABONADO DE COBERTERA
HEROSOL ORO NEOGOTA 
HEROSOL    NEO
FERTIGOTA HEROSOL ORO

Para más información o personalización de su plan de abonado, póngase en contacto con el departamento agronómico: departamentoagronomico@herogra.com

Escribe una palabra clave