Arándano

El cultivo del arándano

El arándano es un arbusto perteneciente al género Vaccinium, de características rizomatosas. Tiene un sistema radicular superficial con falta de penetrabilidad en suelos compactados, concentrándose la mayor parte de las raíces en los primeros cincuenta centímetros de profundidad y por tanto es muy susceptible al estrés hídrico.

Exigencias del cultivo en suelo y clima

El cultivo del arándano prefiere suelos sueltos y bien drenados, con un importante contenido de materia orgánica y un pH ligeramente ácido (4,5-5,2).

La planta de arándano prefiere climas moderados y necesita de la acumulación de 400 a 1200 horas de frío cercanas a los 7ºC, para que se produzca su salida de la parada invernal. Las variedades que necesitan menos horas de frío son las más tempranas y son las que se adaptan mejor a las condiciones de cultivo en la zona de Huelva, que intenta sacar producciones tempranas para diferenciarse del resto del mercado.

Necesidades nutricionales

Los nutrientes esenciales para el cultivo del arándano, al igual que el de todos los cultivos, se pueden dividir en macronutrientes primarios (Nitrógeno, fósforo y Potasio) y secundarios (Magnesio, Calcio y Azufre) y micronutrientes (Manganeso, cobre, cloro, molibdeno, zinc, hierro y boro), dependiendo de la capacidad de captar cada uno de ellos. Cada nutriente tiene un papel diferente, pero todos son fundamentales para un desarrollo adecuado de la planta, la falta o exceso de alguno de ellos produciría problemas en el cultivo.

Para conocer la cantidad de nutrientes que debemos aplicar a nuestro cultivo, es necesario conocer las necesidades de este. Estas necesidades se corresponden con las extracciones de nutrientes que realiza el cultivo, corregidas en función de diferentes parámetros como el tipo de suelo, las aportaciones que realizan el suelo y el agua de riego y las perdidas asociadas normalmente al sistema de fertirrigación (coeficiente de uniformidad, eficacia de la aplicación y fracción de lavado). Utilizar cantidades inadecuadas, inferiores o excesivas de algún nutriente, nos aleja de conseguir el objetivo del abonado que es el adecuar la incorporación de nutrientes a las necesidades de los cultivos maximizando el aprovechamiento de estos. Las necesidades de este cultivo en condiciones normales se facilitan a continuación, aunque estas deberían ser modificadas dependiendo del resultado que tengamos en el análisis foliar que deberíamos hacer anualmente.

N P2O5 k2O CaO MgO
185 63 169 200 125

Tabla 1. Recomendación general de necesidades nutricionales del cultivo del arándano (Kg/ha)

Recomendaciones de abonado

La aportación de las necesidades se debe fraccionar lo máximo posible en función de cada una de las fases fenológicas del cultivo (Tabla 2), llegando al ideal que sería utilizar el suelo como sustrato y aportar la solución nutritiva (agua de riego + fertilizante) a pequeñas dosis y con elevada frecuencia. Si se dispone de un equipo automatizado de fertirrigación y el suelo es capaz de mantener correctos niveles de aireación, estas aportaciones, incluso, se podrían realizar varias veces al día. La fertirrigación permite realizar una fertilización a medida del desarrollo de la planta, como si de un sistema hidropónico se tratara, ajustando la solución nutritiva según los resultados analíticos obtenidos en el seguimiento de la solución del suelo.

Salida de parada invernal Floración Cuajado Cambio de color del fruto – Cosecha Post-cosecha
N (%) 5 5 30 44 16
P2O5 (%) 4 4 32 38 22
k2O (%) 6 6 30 38 20
CaO (%) 5 5 40 50 0
MgO (%) 4 8 28 40 20

 Tabla 2. Fraccionamiento medio de las necesidades nutricionales del cultivo del arándano (%)

Las soluciones nutritivas adecuadas que debemos aplicar, para el cultivo del arándano en suelo, en las condiciones de cultivo de la zona de producción de clima mediterráneo, con el objetivo de cubrir tanto las necesidades nutritivas como hídricas de la planta en cada fase de cultivo, las podemos ver en la siguiente tabla:

Estado fenológico N-NO3   N-NH4+ N-Total H2PO4 K+ Ca2+ Mg2+
Crecimiento vegetativo 2,5 6,1 8,6 1,7 1,2 1,5 1,25
Diferenciación botones florales 3,6 2,1 5,7 1,7 5,1 2 1,67
Recolección 3,6 3,6 7,2 1,7 2,8 1,8 1,46

 Tabla 3: Soluciones nutritivas típicas (mmol/l), usadas en el cultivo del arándano. (Blueberries/ irrigation and fertigation protocol, Netafim).

A la hora de aportar la solución nutritiva teórica debemos ajustarla, teniendo en cuenta las relaciones de sinergia y antagonismo existentes entre los nutrientes del medio de cultivo y los nutrientes que aportamos con el agua de riego, para obtener la solución nutritiva real a aportar. El cultivo del arándano requiere un entorno ácido, con un pH alrededor de 4.5-5.2 en la solución del suelo, por lo a la hora de elegir un fertilizante debemos tener en cuenta el efecto que producirá sobre el pH de la solución del suelo. Además, prefiere un mayor contenido de nitrógeno amoniacal que el resto de los cultivos (principalmente durante el período vegetativo).

Finalmente, deberemos decidir el tipo de fertilizante que mejor se adapta a nuestras instalaciones, es decir, entre fertilizantes líquidos, fertilizantes sólidos solubles o una mezcla de ambos. Herogra Fertilizantes, cumpliendo con su objetivo de dar soluciones nutricionales altamente efectivas, pone a disposición de los agricultores fertilizantes de la máxima calidad con diferentes especificaciones, para adecuarse a las necesidades individuales de cada cultivo y sistema de aplicación.

Entre las formulaciones fabricadas por Herogra Fertilizantes, para el cultivo del arándano, destacamos la gama Tecnoplus®, de fertilizantes sólidos solubles, y las gamas de fertilizantes líquidos claros destinados a cultivos intensivos, Fertigota® Extra y Fertigota Azufre. Estos fertilizantes permiten suministrar todos los nutrientes necesarios para la planta por medio de la fertirrigación y están compuestos en su totalidad por nutrientes puros, que se consumen completamente sin dejar residuos. Además, están libres de cloruros, sodio y otros elementos perjudiciales para las plantas.

 Para la programación de un plan de fertirrigación para cualquier cultivo intensivo, póngase en contacto con nosotros a través del e-mail departamentoagronomico@herogra.com.

Escribe una palabra clave