Olivo

El cultivo del olivo

El olivo es un árbol de la familia de las oleáceas (Olea europea var. europaea). Posee un tronco erecto lleno de protuberancias y fisuras, sus hojas son lanceoladas de peciolo corto y de color blanquecino por el envés y brillante por el haz. Sus flores son bisexuales o polígamas con cuatro pétalos blancos y dos anteras y aparecen agrupadas en racimos. 

Su principal aprovechamiento es el aceite que se extrae de sus frutos, aunque también se consume el fruto, directamente, después de distintos aderezos. 

Exigencias del cultivo en suelo y clima

Las exigencias ambientales del olivo se caracterizan por veranos secos y calurosos e inviernos fríos y poco húmedos (250-450 mm precipitación anual). Está especialmente adaptado al secano y gracias a la conformación de sus hojas se minimiza la pérdida de agua. Soporta altas temperaturas en verano y bajas temperaturas en invierno, hasta 10-12 ºC bajo cero en pleno reposo invernal. Con temperaturas primaverales de 10- 12 ºC se inicia el desarrollo vegetativo, las inflorescencias y la floración se desarrollan entre 15 y 18 ºC sobre la madera del año anterior. Cuando las temperaturas estivales llegan a 35-38 ºC tiene lugar una parada vegetativa. 

El olivo es una planta muy rústica, que prefiere suelos francoarenosos, profundos y con drenaje, pero se adapta bien a todos los tipos de suelo. Soporta bien la salinidad y niveles elevados de caliza, siendo frecuente su cultivo sobre suelos calcáreos del área mediterránea, pero es muy sensible al encharcamiento prolongado.

Necesidades nutricionales

El olivar, al igual que todas las plantas, necesitan de los elementos nutricionales esenciales para su desarrollo. Estos elementos nutricionales se pueden dividir en tres grupos dependiendo de la capacidad de captar cada uno de ellos:

  • Macronutrientes primarios: Nitrógeno, fósforo y Potasio
  • Macronutrientes secundarios: Magnesio, Calcio y Azufre
  • Micronutrientes: Manganeso, cobre, cloro, molibdeno, zinc, hierro y boro

Aunque la cantidad que necesita la planta de cada uno de ellos es diferente, todos son fundamentales para el desarrollo adecuado del cultivo y la falta o exceso de alguno de ellos produciría problemas en el desarrollo del cultivo. Para conocer la cantidad de nutrientes que debemos aplicar a nuestro cultivo debemos tener en cuenta diferentes parámetros:

 

1.- El nivel de fertilidad o el estado nutricional de nuestro suelo. Se debería realizar un análisis de suelo en algún momento de nuestro cultivo, ya que si por ejemplo tenemos un suelo rico en potasio podríamos reducir la dosis en este elemento y ahorrar costes en la fertilización de nuestro cultivo.

2.- La interrelación existente entre los nutrientes del medio de cultivo. En ocasiones una alta concentración de un nutriente puede ser antagonista de otro y por tanto disminuye la disponibilidad de este elemento, provocando la aparición de síntomas de deficiencia.

3.- La eficiencia del tipo de fertilizante utilizado. Dependiendo de la eficiencia del fertilizante y del método de aplicación utilizado, podemos calcular la dosis adecuada del fertilizante para cubrir las necesidades del cultivo.

4.- La extracción de nutrientes que realiza nuestro cultivo separada por cada fase de cultivo (depende de la producción final esperada). Utilizar cantidades inadecuadas, inferiores o excesivas de algún nutriente, nos aleja de conseguir el objetivo del abonado que es el adecuar la incorporación de nutrientes a las necesidades de los cultivos maximizando el aprovechamiento de estos. 

A continuación, vamos a indicar las necesidades en macronutrientes del cultivo del olivo en condiciones normales (Guía práctica de la fertilización racional de las plantas. MARM, 2011), aunque estas deberían ser modificadas dependiendo del resultado que tengamos en el análisis foliar que deberíamos hacer anualmente.

  1. Nitrógeno. La necesidad anual de nitrógeno para el cultivo del olivo es de 15 a 20 unidades fertilizantes de nitrógeno por tonelada de aceituna producida. La aportación de este nutriente se bebe realizar en mayor proporción en el periodo primavera-verano (marzo-julio), época en la que se produce una mayor demanda de este nutriente como consecuencia del gran crecimiento vegetativo y del cuajado y crecimiento inicial del fruto, recomendándose reducir su dosis a partir del mes de agosto, tras el endurecimiento del hueso.
  2. Fósforo. Las necesidades de fósforo para los suelos con una concentración media de este nutriente deben coincidir con las extracciones que el cultivo hace de este elemento, que son de 4 a 5 unidades fertilizantes de P2O5 por tonelada de producción. La aportación de este nutriente se debe realizar en cantidades mensuales prácticamente iguales a lo largo de la campaña.
  3. Potasio. Las necesidades de potasio para los suelos con una concentración media de este elemento, al igual que ocurre con el fósforo, deben coincidir con las extracciones que el cultivo hace de este elemento, que son de 20 a 25 unidades fertilizantes de k2O por tonelada de aceituna producida. La aportación de este nutriente se bebe realizar en mayor proporción a partir del endurecimiento del hueso hasta el final de verano y especialmente durante el otoño. 

 

Recomendaciones de abonado

A la hora de aportar los nutrientes, debemos tener en cuenta la interrelación existente entre los nutrientes del medio de cultivo (relaciones de sinergia y antagonismo) y la eficiencia del tipo de fertilizante utilizado. Dependiendo de la eficiencia del fertilizante y del método de aplicación utilizado, podemos calcular la dosis adecuada del fertilizante para cubrir las necesidades del cultivo. Utilizar cantidades inadecuadas, inferiores o excesivas de algún nutriente, nos aleja de conseguir el objetivo del abonado que es el adecuar la incorporación de nutrientes a las necesidades de los cultivos maximizando el aprovechamiento de estos. 

Cultivo de olivar en secano

Una vez conocida la cantidad de cada uno de los nutrientes que es necesario aportar para nutrir adecuadamente el cultivo del olivar, debemos definir el fertilizante que debemos utilizar y para el cultivo de secano Herogra recomienda:

 

NITROGENADOS FERTILIZANTES DE MEZCLA COMPLEJOS FERTILIZANTES CON INHIBIDORES
NITROLIVA HEROSOL OLIVO OLICOMPLEX NEO
HEROLIVA HEROSOL ESPECIAL OLIVO TECNOLIVA HEROSOL ORO
SULFATÓN OLIVO CAMPOSOL OLIVO
OLIVASOL 30 CAMPOSOL ESPECIAL OLIVO

 

Cultivo de olivar en regadío

Para usar la fertirrigación en el cultivo del olivo, debemos definir cuando debemos aplicar cada nutriente para que las aportaciones de éstos se adapten adecuadamente a las necesidades. En la tabla 1 se especifica la distribución de las necesidades totales de nutrientes del cultivo en cada fase o período de desarrollo.

Tabla 1. Aportaciones mensuales de nutrientes en fertirrigación (%). P. Ramos (2009)

Mes N P2O5 K2O
Marzo 4,5 4 2
Abril 4,5 4 2
Mayo 22 17 10
Junio 22 17 10
Julio 21 17 21
Agosto 11 17 22
Septiembre 10 17 22
Octubre 5 7 11

A continuación, vamos a presentar dos programas de fertirrigación generales para el cultivo del olivo (Tabla 2 y 3), usando las dos alternativas que existen en la elección del tipo de fertilizante. Para estos programas de fertirrigación se ha tenido en cuenta una producción potencial de 8 t/ha de aceituna, que puede ser una producción adecuada en olivar intensivo y un suelo de fertilidad media.

 

Tabla 2. Programa de fertirrigación usando fertilizantes sólidos solubles de Herogra group

 

Producción de 8000 kg/ha 
Época de aplicación Fertilizante Kg de fertilizantes
Marzo Nitrato amónico 13
Tecnoplus NK 8
Abril Nitrato amónico 13
Tecnoplus NK 8
Tecnoplus MAP 5
Mayo Nitrato amónico 65
Tecnoplus NK 40
Tecnoplus MAP 10
Junio Nitrato amónico 65
Tecnoplus NK 40
Tecnoplus MAP 10
Julio Nitrato amónico 45
Tecnoplus NK 80
Tecnoplus MAP 10
Agosto Tecnoplus NK 85
Tecnoplus MAP 10
Septiembre Tecnoplus NK 85
Tecnoplus MAP 10
Octubre Tecnoplus NK 45
Tecnoplus MAP 5

 

Tabla 3. Programa de fertirrigación usando fertilizantes líquidos de Herogra group

 

Época de aplicación Fórmula Kg de fertilizantes Densidad Litros de fertilzantes
Marzo 12+3+7 CLASICO UAN FERTIGOTA 50 1,15 43
Abril 50 43
Mayo 240 209
Junio 240 209
Julio 6+3+12 CLASICO UAN FERTIGOTA 400 1,21 331
Agosto 250 207
Septiembre 250 207
Octubre 125 103
TOTAL   1605   1351

 

Para la programación de un plan de fertirrigación con una producción esperada o condiciones de cultivo diferentes, consulte con nuestro responsable de Herogra Fertilizantes en la zona, o póngase en contacto con nosotros a través del email: departamentoagronomico@herogra.com 

Escribe una palabra clave