Fertilización del cultivo del tomate para industria, todo lo que debes saber

Fertilización del cultivo del tomate para industria, todo lo que debes saber

Fertilización del cultivo del tomate para industria, todo lo que debes saber

El tomate para transformación industrial, Solanum lycopersicum L., es una planta de crecimiento determinado, compacta, con un buen desarrollo foliar, que le permite cubrir al fruto y evitar sus quemaduras, que pertenece a la familia de las solanáceas. Sus frutos son resistentes al agrietado, de alta consistencia, de color rojo uniforme y con un contenido en sólidos solubles superior a 4,5 grados Brix y un pH del zumo entre 4,2 y 4,4 en el momento de la recolección.

El cultivo del tomate destinado para industria se desarrolla bien en un amplio rango de suelos y temperaturas y es moderadamente tolerante a la salinidad; aunque prefiere ambientes cálidos, con buena iluminación y drenaje. Esta variedad de tomate requiere una temperatura mínima de 12 ºC para un correcto desarrollo y su temperatura óptima se encuentra comprendida en el intervalo de 25-30 ºC, no tolerando ni el frío, ni las heladas. La falta de iluminación, la exposición prolongada a temperaturas inferiores a 10 ºC y suelos con mal drenaje afectan negativamente a este cultivo.

La planta del tomate para industria, al igual que todas las plantas, necesitan de los elementos nutricionales esenciales para su desarrollo. Estos nutrientes esenciales se pueden dividir en macronutrientes primarios (nitrógeno, fósforo y potasio), macronutrientes secundarios (magnesio, calcio y azufre) y micronutrientes (manganeso, cobre, cloro, molibdeno, zinc, hierro y boro), dependiendo de la capacidad de captar cada uno de ellos. Todos los nutrientes tienen papeles diferentes en la planta, pero todos son fundamentales para un desarrollo adecuado y la falta o exceso de alguno de ellos produciría problemas en el desarrollo del cultivo.

Por ello, para realizar una fertilización eficiente, debemos conocer la cantidad de nutrientes que debemos de aplicar a nuestro cultivo. Con este objetivo, debemos conocer los siguientes parámetros:

  1. Extracción de nutrientes que realiza el cultivo, en cada una de las fases de cultivo

En la tabla 1 se presentan las extracciones de nutrientes que realiza el cultivo del tomate destinado para industria, por cada tonelada de producción, y en la tabla 2 el porcentaje de esa extracción que realiza en cada fase de cultivo.

Tabla 1. Absorción de nutrientes del cultivo del tomate (kg / tonelada de producción).

N P2O5 K2O Ca Mg
2,2-2,4 0,4-0,8 2,6-3,6 1,7 0,3-0,6

 

 

Tabla 2. Distribución, por fase de cultivo, de los nutrientes que debemos aportar a nuestro cultivo (%) en fertirrigación, descontando lo aplicado en el abonado de fondo. 

N P2O5 K2O
Trasplante – inicio de la floración 10 25 20
Inicio de floración- Inicio de formación del fruto 25 25 30
Inicio de formación del fruto – engorde del fruto 55 25 35
Engorde del fruto – 90% de maduración 10 25 15

 

  1. El estado nutricional del suelo

Para ello, deberemos de realizar un análisis de suelo que nos permita saber el nivel de fertilidad de nuestro suelo.

A continuación, encontramos una clasificación que nos permite conocer el nivel de fertilidad de nuestro suelo. Esta clasificación tiene en cuenta tanto la textura, como los diferentes niveles de fósforo, tabla 3, y potasio, tabla 4, que nos podemos encontrar en el suelo. Dependiendo de la clasificación obtenida, deberemos de aumentar o reducir las aportaciones de estos nutrientes, multiplicando por el factor de corrección indicado en la tabla 5.

Tabla 3. Clasificación de los suelos teniendo en cuenta la textura y el nivel de fósforo usando el método Olsen (ppm).

Tipo de suelo Muy bajo Bajo Adecuado Alto Muy alto
Arenoso 1 <11 11-20 20-30 30-50 >50
Franco 2 <16 16-30 30-45 45-60 >60
Arcilloso 3 <20 20-35 35-50 50-70 >70

1Arcilla < 10%, 2Arcilla 10-30%, 3Arcilla >30%

 

Tabla 4. Clasificación de los suelos teniendo en cuenta la textura y el nivel de potasio usando el método acetato amónico (ppm).

Tipo de suelo Muy bajo Bajo Adecuado Alto Muy alto
Arenoso 1 <50 50-100 100-200 200-300 >300
Franco 2 <75 75-150 150-300 300-450 >450
Arcilloso 3 <100 100-200 200-400 400-600 >600

1Arcilla < 10%, 2Arcilla 10-30%, 3Arcilla >30%

 

Tabla 5. Factor de corrección en función de los niveles de fósforo y potasio

Tipo de suelo Factor de corrección
Muy bajo 1,5
Bajo 1,3 – 1,4
Adecuado 0,8 – 1,2
Alto 0,1 – 0,7
Muy alto 0

 

  1. La concentración de nutrientes en el agua de riego

Las aportaciones de nutrientes que se realizan a través del agua de riego pueden suplir, parcial o totalmente, las necesidades del cultivo del tomate para industria. Por ello, debemos restar los aportes nutricionales que realizamos a través del agua de riego al programa de fertilización.

 

  1. La interrelación existente entre los nutrientes del medio de cultivo

La competencia entre los nutrientes está influenciada por las propiedades del transportador y la concentración de los iones del nutriente en la solución; por lo tanto, las interacciones que se dan entre los iones de los nutrientes pueden ser positivas o negativas:

  • Interacciones positivas: Cuando dos nutrientes, actuando en conjunto, producen efectos positivos en el crecimiento de la planta, en comparación con su actuación individual, existe un efecto de sinergia.
  • Interacciones negativas: Cuando la actuación de dos nutrientes, en conjunto, produce efectos menores a la suma de ambos, entonces está ocurriendo una interacción negativa y ocurre un efecto de antagonismo.

 

Uno de los ejemplos más claros es la relación antagónica que existe entre los cationes Ca2+, K+ y Mg2+. Una carencia de potasio se puede dar si aplicamos un exceso de calcio o magnesio, o cuando usamos aguas muy duras con altos contenidos en calcio y magnesio. Esta situación se tiene que contrarrestar con la fertilización, realizando programas de fertilización que tenga en cuenta las características específicas del agua de riego.

  1. La eficiencia del tipo de fertilizante utilizado

Dependiendo de la eficiencia del fertilizante y del método de aplicación utilizado, podremos calcular la dosis óptima de fertilizante, que precisamos para cubrir las necesidades del cultivo del tomate para industria (tabla 6). Aplicar cantidades inadecuadas, inferiores o excesivas, de algún nutriente nos aleja de conseguir el objetivo de la fertilización, que es el de adecuar la incorporación de nutrientes a las necesidades reales del cultivo, maximizando así el aprovechamiento de éstos.

Tabla 6. Eficiencia del tipo de fertilizante utilizado (Anna Benedetti, Stefano Canali – CRA-RPS, 1996 – revised)

Tipo de fertilizante N P2O5 K2O MgO
Fertilizante mineral granular 50% 15% 45% 45%
Fertilizantes sólidos solubles para Nutrigación /líquidos 80% 45% 80% 80%

 

  1. Sistema de aplicación y tipo de fertilizante que mejor se adapta a nuestras necesidades

Cuando se va a utilizar fertirrigación para el reparto de los fertilizantes, debemos elegir entre fertilizantes líquidos y fertilizantes sólidos solubles.

Una vez analizados estos parámetros, ya podemos realizar nuestro plan de fertilización eficiente. A modo de ejemplo, en la tabla 7, presentamos un programa de fertilización general para el cultivo del tomate destinado a industria, con una producción potencial de 100 t/ha en un suelo de fertilidad media, propuesto por Herogra Fertilizantes y que cumple el Reglamento Específico de Producción Integrada de Tomate para Transformación Industrial de Extremadura.

Tabla 7. Programa de fertilización para un cultivo de tomate para industria, con una producción potencial de 100 t/ha situado en la comunidad autónoma de Extremadura

  • Abonado de fondo: 500 kg/ha HEROSOL ORO® OPTIMIZADO 12+6+24.
  • Abonado de cobertera (fertirrigación):
Semanas desde el trasplante Fertilizante Dosis (Kg/ha) Densidad Dosis (litros/ha)
2 GXE704 – 12+6+3 CLÁSICO NA FERTIGOTA® 35 1,24 28
3 GXE704 – 12+6+3 CLÁSICO NA FERTIGOTA® 40 1,24 32
4 GXE704 – 12+6+3 CLÁSICO NA FERTIGOTA® 40 1,24 32
5 GXE704 – 12+6+3 CLÁSICO NA FERTIGOTA® 45 1,24 36
6 GYA317 – 6+2+4+8 CaO CLÁSICO NA FERTIGOTA® 80 1,29 62
7 GYA317 – 6+2+4+8 CaO CLÁSICO NA FERTIGOTA® 190 1,29 147
8 GYA317 – 6+2+4+8 CaO CLÁSICO NA FERTIGOTA® 300 1,29 233
9 GYA317 – 6+2+4+8 CaO CLÁSICO NA FERTIGOTA® 450 1,29 349
10 GYA317 – 6+2+4+8 CaO CLÁSICO NA FERTIGOTA® 450 1,29 349
11 GVZ647 – 6+2+8 CLÁSICO UAN FERTIGOTA® 450 1,18 381
12 GVZ647 – 6+2+8 CLÁSICO UAN FERTIGOTA® 450 1,18 381
13 GVZ647 – 6+2+8 CLÁSICO UAN FERTIGOTA® 350 1,18 297
14 GVZ647 – 6+2+8 CLÁSICO UAN FERTIGOTA® 170 1,18 144

 

HEROSOL ORO® es un fertilizante con inhibidor de la nitrificación que inhibe la actividad y proliferación de las bacterias nitrosomonas, retrasando así la oxidación del nitrógeno amoniacal a nítrico. Gracias a su composición, este fertilizante consigue que el nitrógeno permanezca en forma amoniacal y sea retenido por el complejo arcilloso-húmico del suelo, evitando la pérdida de éste por lavado.

FERTIGOTA® CLÁSICO es una gama de fertilizantes líquidos especialmente desarrollada para su aplicación por riego por goteo o microaspersión en cultivos tolerantes a la salinidad, cuando se encuentran en suelos con capacidad de lixiviar el cloro.

Esperamos que esta introducción a fertilización del cultivo del tomate para industria, todo lo que debes saber te haya sido de toda la ayuda que necesitas.

Para la programación de un plan de fertirrigación, con una producción esperada o condiciones de cultivo diferentes, consulta con nuestro responsable de Herogra Fertilizantes en la zona o póngase en contacto con nosotros a través del e-mail departamentoagronomico@herogra.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Escribe una palabra clave